vintage-telephones-hanging-on-floor

Los Gobiernos ¿se comunican digitalmente?

| | Comments are off for this post.

Desde 2011, cuando el país se sumó a la Alianza para el Gobierno Abierto y con la presentación de la Estrategia Digital Nacional en 2013, México asumió ser un referente en términos digitales desde las instituciones de Gobierno. Tanto así que pasamos del puesto 45 en 2014, al puesto 14 en 2016 en el E-Participation Index.

Sin embargo, la evolución del e-government en México ha tenido avances dispares y aún en muchos lugares se encuentra incipiente, si no, ausente. Es en los gobiernos locales, estatales y municipales, donde crece la brecha entre el nivel de participación de la ciudadanía y el uso de herramientas digitales, por parte de las dinámicas de comunicación de las instituciones.

Con la confianza en las instituciones de gobierno en un bajo crítico la ciudadanía se ha sentido sin incidencia en los cambios continuos que el país sigue experimentando. Las redes sociales son las herramientas a través de las cuáles en forma recurrente expresan su insatisfacción, desconfianza e incredulidad. Estrategias de comunicación social más integrales y efectivas son una necesidad imperativa para México y sus gobiernos.

Hoy más que nunca las personas tienen el control de la información que consumen.

Gracias a los avances tecnológicos, tanto en dispositivos como en medios y plataformas, las personas tienen una mayor flexibilidad y autonomía para consumir información. La ampliación de las fuentes, aunado a la facilidad de difusión, publicación y la diversidad de contenidos disponibles, ha generado un mar de información que genera un estado emocional de apatía y/o desconfianza con la información que la ciudadanía recibe de los medios oficiales.

La comunicación de gobierno no solo implica difundir la información sino atraer a la ciudadanía a ella.

La buena información tiene el potencial de mejorar la percepción respecto del gobierno y sus dependencias, convirtiéndolas en fuentes confiables de información. Implementar estrategias especializadas ayuda a las dependencias a disminuir costos, ser más eficientes y servir mejor a la ciudadanía.